Las tradicnovia weddingiones y las costumbres en las bodas tienen muchos significados, algunas os parecerán anticuadas y otras son totalmente actuales.

Todo empieza con la tradicional pedida de mano, donde antiguamente el novio pedía al padre la mano de su novia, aunque aún se sigue festejando, en la actualidad las parejas celebran la pedida de mano de manera íntima y personal, ya que la entrega de la novia al novio en el altar simboliza la bendición de sus padres al matrimonio.

La tradición de que la novia en su boda lleve algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul es una costumbre muy conocida.

Lo nuevo representará la esperanza hacia el futuro, la buena suerte y el éxito de su nueva vida.

Lo viejo simbolizará lo que la novia deja atrás para embarcarse en una nueva etapa.

Lo prestado significará que la pareja no va a enfrentarse sola al mundo, sino que cuenta con sus familiares y amigos que les apoyarán en esta nueva vida por delante, además hemos de saber que para cumplir con la costumbre del objeto prestado debe devolverse después del enlace.

El objeto azul constituye la fidelidad y la lealtad hacia el cónyuge.

Algunos de los consejos de SIBARITAS EVENTS es que lo nuevo pueda ser el vestido, la ropa íntima, los zapatos, ya que son probablemente algo que la novia estrenará en su boda. Por otra parte, algo viejo, podríamos considerar una joya, tanto un collar, pendientes o una pulsera, un pañuelo en el ramo de flores o un arreglo para el peinado, como accesorios florales, horquillas de diseño o incluso el velo. También podríamos usar como algo prestado, algo viejo y haría doble función. Un artículo prestado siempre debe tener significado para el familiar o amigo que lo presta, en cambio, llevar algo azul puede ser algo más simbólico, algo pequeño y que la novia pueda ocultar, ya que si va vestida de blanco el color azul podría destacar demasiado, por ejemplo una cinta azul escondida en las flores, una liga con algún diseño azul o incluso la lencería.

Lo nuevo, lo viejo, lo prestado y lo azul es un ritual en el que las novias aportan a su boda un pasado, un presente y un futuro.